SEMINARIO PARA-TRADUCIR LA MEMORIA HISTÓRICA
Traducción y paratraducción de la fenomenología mutante del nazismo

Ponentes: Dr. D. Karl Schurster Verissimo de Sousa Leão; Dr. D. Xoán Manuel Garrido Vilariño; Dr. D. Óscar Ferreiro Vázquez y Dr. D. José Yuste Frías
Fecha: 09/05/2017
Lugar: B5
Hora: 12.30 h

Presentación del Seminario

Durante la conferencia impartida por Karl Schurster Verissimo de Sousa Leão el 04/05/2017 surgieron muchos temas que empujaron a quien firma esta entrada –el IP del Grupo Traducción & Paratraducción (T&P)– a invitar a todo el alumnado del Programa Doctoral T&P, así como al público en general, a la sesión pública de este Seminario T&extraordinario en el que los doctores ponentes arriba mencionados animaremos el debate proponiendo nuevas líneas de investigación sobre la Traducción y paratraducción de la fenomenología mutante del nazismo.

Para celebrar el aniversario de su centro educativo los adolescentes del instituto Kuang Fu de Hsinchu City (Taiwán) desfilaron en diciembre de 2016 con uniformes nazis. Un tanque en cartón con un estudiante haciendo el saludo del brazo en alto y disfrazado de Hitler presidía el desfile en el que se enarbolan banderas con la cruz gamada. En el vídeo del desfile colgado en Youtube se puede comprobar cómo todos los estudiantes aparecen sonrientes, cantando y bailando. Este incidente no es algo único o esporádico en Oriente. Al parecer, el uniforme nazi se ha convertido en un símbolo de anticonformismo sin, aparentemente, ningún sentido ideológico. Es lo que se llama la moda «Nazi-chic». En un concierto, las japonesas del grupo Keyakizaka46 crearon polémica llevando unas capas negras y unas gorras muy del estilo de las SS. Pero no son las únicas, muchos otros grupos musicales asiáticos se han subido al carro de la nueva moda de lo «Nazi-chic». En 2014 las chicas del grupo pop surcoreano Pritz aparecían vestidas con camisas negras y brazaletes rojos con la cruz gamada en sus videoclips. Pero sobre todo es en Tailandia donde se llega al paroxismo de la estupidez más absoluta por falta de una nula traducción de la Memoria Histórica. En efecto, es fácil encontrarse en los centros comerciales con ropa y otros objetivos derivados como camisetas estampadas con símbolos e imágenes del III Reich cuando no del propio Hitler. Hasta el propio Ronald MacDonald aparece travestido en «McHitler» en el establecimiento Seven Star que regenta un tal Hut en Bangkok. La tendencia de esta moda de lo «Nazi-chic» ha hecho posible que el hombre de una pareja asiática pose, junto a su nueva esposa, ataviado como nazi sin ningún rubor. Pero ¿por qué tanta sorpresa y tanto escándalo por parte de los medios de comunicación occidentales? Durante la década de los años setenta, el cantante de los Sex Pistols, John Lydon (también conocido como Johny Rotten), provocaba a las televisiones haciendo el saludo nazi o dejándose fotografiar con una camiseta estampada con la cruz gamada, pero nadie se atrevía a decir que los Sex Pistols eran tan neo-nazis como los que ya existían en 1977 en Gran Bretaña con la creación del partido National Front. ¡Qué curioso que el partido que ha obtenido casi once millones de votos en la segunda vuelta de las presidenciales francesas de ayer se llame también Front National! Pero el FN no es un partido «extremista» y mucho menos «neo-nazi», han dicho, dicen y seguirán diciendo. Los Pistols usaban cruces esvásticas junto a cruces invertidas, fotografías de Karl Marx y citas de Buenaventura Durruti. ¿Los jóvenes británicos del punk de los años setenta y los jóvenes asiáticos de 2017, tan sólo pretendían y pretenden buscar la originalidad, el individualismo, el inconformismo, la improvisación, la rotura de esquemas, en definitiva, romper con lo «políticamente correcto»? ¡Hasta el propio Príncipe Harry de Gran Bretaña se atrevió a llevar una cruz gamada!

Hoy en día, ante la ausencia total de traducción de la Memoria Histórica y, sobre todo, con la ayuda de internet, todo es posible, hasta que el gesto que el «humorista» francés Dieudonné realizó por primera vez en 2005 en un espectáculo suyo titulado 1905 se convierta en emblema y símbolo antisemita por todo el mundo. Me estoy refiriendo, evidentemente, al famoso gesto de la Quenelle  que consiste en llevar la mano de un brazo sobre el hombro del brazo que se mantiene extendido hacia abajo. El gesto de la Quenelle se convirtió en un fenómeno mediático mundial cuando en 2013 lo utilizaron el baloncestista Tony Parker y el futbolista Nicolas AnelkaFue el gesto con el que Dieudonné posó en el cartel de las elecciones europeas de 2009 junto al ideólogo de extrema derecha Alain Soral. En la rueda de prensa que ofreció por aquel entonces llegó a afirmar que se presentaba a las elecciones europeas para «glisser une petite quenelle dans le fond du fion du sionisme (trad. esp.: “introducir una morcillita/abondigilla en el fondo del ano del sionismo”)». La Quenelle ya no es la quenelle (especialidad gastronómica francesa, típica de la región de Lyon, de forma ovalada o cilíndrica que se hace con una pasta de sémola de trigo o harina mezclada con mantequilla, huevos y leche o agua a la que se añade o bien algún tipo de carne desmenuzada de pescado, ternera, ave, o bien tuétano). La Quenelle no es, ni más ni menos, que el saludo nazi invertido convertido en representación visual de un fist-fucking, en castellano meter el puño en el recto, es decir, algo mucho más «profundo» que una simple peineta española… todo un bras d’honneur francés contra los judíos. ¡Toma mutación del fenómeno nazi!

El fenómeno nazi parece estar hoy más vivo que nunca gracias a una especie de «convergencia cultural» donde todo vale… desde la falta de respeto al Otro hasta la ignorancia más atrevida del Uno. Dicha convergencia cultural viene fomentada por la globalización de las industrias culturales cuyas producciones simbólicas se internacionalizan con un solo click gracias a la (r)evolución digital. Al preconizar vivir el instante, estimular e intensificar la felicidad efímera de las sensaciones momentáneas, internet y las redes sociales dificultan enormemente la reflexión crítica, tranquila y sosegada sobre cuáles han sido las lecturas, las interpretaciones y las (para)traducciones que de los símbolos del nazismo se han hecho desde los años treinta hasta hoy, no sólo en el continente europeo sino también en el continente americano, pasando por los continentes africano y asiático. Cuatro continentes en los cuales los traumas colectivos han ido parejos a dictaduras civiles y militares.

J.Y.F.

Producción audiovisual del Seminario

Practicando, como siempre, una política real de transferencia del conocimiento, el Programa Doctoral T&P graba todas y cada una de sus actividades académicas. El acceso público (y sin restricción alguna) a los vídeos de la grabación automática del Seminario está disponible en la web Campus do Mar TV. International Campus of Excellence

¿Cómo citar el vídeo del Seminario?:

  • Yuste Frías, José, Xoán Manuel Garrido Vilariño, Karl Schurster y Óscar Ferreiro Vázquez (2017) Seminario para-traducir la Memoria Histórica, Vigo: T&P_UVigo-TV_Campus de Excelencia-Campus do Mar-TV, 09/05/2017, [en red]. Seminario T&editado en red: http://tv.campusdomar.es/series/591226421f56a832689c01aa

 

Comments are closed.